El Despertar

La balanza

Se sentó en las escaleras del juzgado y poniendo su vida en una balanza se dio cuenta de que él, Marco Martínez Pacheco, "no podía quejarse por lo que le estaba sucediendo porque desgraciadamente él lo había formado" y se "dió cuenta de que estaba recogiendo" lo que había sembrado.  Fue el descubrimiento "mas grande e increible" de su vida porque entendió "que era una persona muy importante". Desde ese día Marco decidió ayudar a otras personas a comprender lo importantes que son.
Fue el descubrimiento "mas grande e
increíble" de su vida porque entendió
que era una persona muy importante.
Ese día Marco decidió ayudar a otras
personas a comprender lo
importantes que son.
Marco Antonio Martínez Pacheco es una persona que limpia zapatos en la Colonia Roma.

Su actitud positiva y sus buenas vibraciones han hecho que sea muy conocido y respetado por los vecinos.

Le hice esta entrevista para compartir su vida. Un ejemplo de cómo se pueden superar todas las dificultades por muy complicadas que parezcan.

El alcohol y las drogas llevaron a Marco a vivir 27 años en la calle "maltratando a la gente" y a su persona.

Un día robó un puesto de tortas y la policía judicial lo detuvo vendiendo la mercancía. Como era la décima vez que lo arrestaban fue condenado a siete años de cárcel.

Al conocer la sentencia Marco sufrió una "angustia enorme que se convirtió en depresión" y su mayor preocupación fue que tenía sólo cuarenta años de edad y no sabía si saldría vivo de la prisión.

Cuando todo parecía perdido Marco sintió una gran tranquilidad en su corazón, "una paz muy grande" que lo desconcertó mucho. "Era más grande que la angustia" y fue "una sacudida de Dios" que le hizo actuar de una manera muy sabia.

Guiado por esa paz se sentó en las escaleras del juzgado y puso su vida en una balanza.  Al poner su vida en una balanza se dió cuenta de que él, "Marco Martínez Pacheco, no podía quejarse por lo que le estaba sucediendo porque desgraciadamente él lo había formado" y se "dio cuenta de que estaba recogiendo" lo que había sembrado.

Fue el descubrimiento "mas grande e increíble" de su vida y le ayudó a comprender "que era una persona muy importante" pero él nunca se había dado importancia. Hasta ese día había sido un "muerto en vida".

Desde ese día Marco tiene la misión de hacer comprender a las demás personas lo importantes que son.

El despertar 

Al comprender lo importante que
era pensó: "Marco, quiérete mucho
y valórate para que puedas hacer
ver a la gente lo que vale. Porque
mucha gente no se da cuenta de lo
importante que es..."
Marco siempre había creído que los "despertares espirituales eran un mito", como"decían mucho en Alcohólicos Anónimos."

Pero la vida le enseñó que un despertar espiritual no es un mito; "es un encuentro contigo mismo."

Caminando un día muy caluroso por la avenida Álvaro Obregón, Marco sintió una ráfaga de aire que lo hizo estremecer.

Tras este estremecimiento Marco se preguntó "si se daba cuenta de que estaba vivo", que si comprendía "lo importante que es estar vivo."

Ni las drogas ni el alcohol pudieron evitar que Marco se diera "cuenta de que estaba vivo".

Se acercó a un árbol comprendiendo que "la naturaleza es muy bonita" y que "él formaba parte de esa naturaleza, que él era una creación de Dios".

Al comprender su importancia se dijo a sí mismo: "Marco, quiérete mucho y valórate para que puedas hacer ver a la gente lo que vale. Porque mucha gente no se da cuenta de lo importante que es, tu te estas dando cuenta por obra y gracia de Dios, porque Dios te esta mandando el momento exacto para que te des cuenta y despiertes, pero mucha gente no tiene esa dicha."

El agradecimiento

Marco se levanta cada día "dando gracias a Dios" y afirma que si alguien despierta quejándose del nuevo día, del clima o de cualquier otra cosa, nunca podrá ser feliz.

Dice que "la gente debe darse cuenta de que levantarse al nuevo día es la bendición mas grande que tenemos, porque tenemos vida, y con esa vida llega la felicidad."

Para él una sonrisa en la cara puede "levantar a los muertos porque va a hacer sentir a la gente mejor...La gente esta enfrascada en los problemas y no se dan cuenta ni siquiera de que están vivas, ni se dan cuenta de que están enojadas" 

Cuando sonríes a las personas "se dan cuenta de que están enojadas y se preguntan porqué y cambian la actitud."

El sueño de Marco es que la gente "se quiera y se valore". Que agradezcan la vida y aprecien "un mundo hermoso" en el que podamos vivir en paz.

Sobre su país Marco díce que "cuando la gente cambie, México va a ser un México verdadero, porque la gente se va a comunicar, se va a sonreír y se va a quitar el egoísmo que tiene mucha gente, que no dan ayuda por egoísmo, por soberbia y por orgullo."

La vela

Cuando todo parecía perdido, mientras  caminaba por el juzgado, Marco sintió  una gran tranquilidad en su corazón,  "una paz muy grande" que hizo que  actuara de una manera muy sabia
Cuando todo parecía perdido, mientras
caminaba por el juzgado, Marco sintió
una gran tranquilidad en su corazón,
"una paz muy grande" que hizo que
actuara de una manera muy sabia
Una noche llegaron a buscar a Marco unas personas a la casa abandonada donde vivía. Habían tenido una discusión el día anterior y venían a ajustar cuentas.

Cuando ebrio y drogado,"sin pensar en lo que iba a suceder", Marco se enfrentó a ellos lo golpearon tan fuerte que creyó que lo iban a matar.

La mitad de la casa se había derrumbado y guiado por su voz interior Marco se arrojó al vacío desde un tercer piso.

Cayó sentado en la planta baja sin sufrir ningún daño y comprendió porqué dicen que "dios hace milagros."

Después de un buen rato sus agresores vinieron a ver si estaba muerto y cuando la luz de la vela iluminó la habitación lo vieron sentado "en medio de muchos palos y hierros parados". Sus agresores huyeron aterrorizados.

Esa noche Marco aprendió a valorar su vida y a comprender "que Dios tiene un plan para todos nosotros". 

Lo importante

Para no llegar a su casa sin dinero
Marco se puso a trabajar al salir
del metro y esa noche salvó el día
regresando a su casa con "ochenta
pesos". Comprendió entonces "
que el dinero no importa, que lo
importante es la vida de uno,
y que la vida vale mas que
cualquier dinero del mundo."
Marco ha descubierto que si tratas a las personas con amabilidad puedes sacarlas de su letargo y hacer que comprendan "lo importantes que son".

Dice que la persona debe saber "que vale mucho, cambiar su vida y ver que tarea tiene en este mundo, hay que ayudar al mundo, pero para ayudar al mundo hay que ayudar a la gente primero, así la gente se siente mejor y se forma una cadena".

Un día encontró sentada en la Plaza Río de Janeiro a una muchacha con poliomielitis que andaba con un bastón. Le preguntó si estaba triste o enojada.

La muchacha le respondió que sí, que acababa de abandonar su trabajo porque sus compañeros la hacían sentir muy mal.

Marco le explicó que vivimos en un mundo masoquista donde las personas "hablan mal unas de otras y no se ponen a mirar lo que tienen en común". No ven lo positivo de los demás, sólo ven lo negativo.

Para que la muchacha comprendiera lo importante que es en esta vida mantener una actitud positiva Marco le contó una de sus muchas experiencias.

Despues de un largo día limpiando zapatos Marco se subió metro y alguien le robó todo el dinero que había ganado. En lugar de enfadarse decidió"no echar a perder su día" porque "el día vale mas que cualquier dinero del mundo".

Años atrás él también había robado y comprendió que tenía una "deuda con el mundo" que estaba pagando.

Con una actitud positiva Marco salió del metro y se puso a limpiar zapatos en el camino de vuelta a casa y ganó "ochenta pesos" salvando su día.

La experiencia le enseñó "que el dinero no importa, que lo importante es la vida de uno, y que la vida vale más que cualquier dinero del mundo."

A continuación puedes ver un audiovisual que incluye parte de nuestra entrevista y retratos de Marco Antonio Martínez Pacheco en la Colonia Roma



Este diario recoge algunas historias y reflexiones sobre cosas que me pasan en este misterioso viaje que es la vida. Desde la posición de un observador registro algunas situaciones que se presentan ante mí.

Aunque lo intente, mi observación no siempre será acertada, muchas veces estará limitada por mis creencias y condicionada por mi forma de ver el mundo.

Aunque las historias que aparecen en este blog están basadas en hechos reales todas deben ser consideradas cuentos fantásticos. La realidad, para bien o para mal, es sólo una percepción y siempre está condicionada por nuestras creencias y nuestra imaginación.