El Quinto Sol

Llegamos a Cappas Insectozoo en Vila Ruiva, Cuba, Portugal, donde vamos a entrevistar a Joao Pedro Cappas e Sousa, un entomólogo que lleva gran parte de su vida estudiando a los insectos y su importancia para el medioambiente.
Vila Ruiva, Cuba, Portugal donde se encuentra
el Museo de Insectos Vivos Cappas Insectozoo
El jardín

Llegamos a Cappas Insectozoo en Vila Ruiva, Cuba, Portugal, donde vamos a entrevistar a Joao Pedro Cappas e Sousa, un entomólogo que lleva gran parte de su vida estudiando los insectos y su importancia para el medioambiente.

El jardín de su museo está cubierto completamente por plantas y flores silvestres  lo que lo convierte en un paraiso para sus insectos.

Si una persona de mentalidad "moderna" encontrara este jardín tan lleno de vida pensaría que está descuidado y saldría corriendo a buscar su cortadora de césped y su herbicida para "limpiarlo" y ponerlo "bonito".

Para esta jardinería moderna lo "normal" es arrasar con la vida de los jardines dejándolos como si fueran campos de fútbol. En nuestro mundo "desarrollado" las flores silvestres son "basura" y hay que cortarlas antes de que nazcan.

Cuando una persona de mentalidad "moderna" encuentra un jardín lleno de vida piensa que está descuidado y sale corriendo a buscar la cortadora de césped o el herbicida para arrasar con todas las plantas y así "limpiarlo".
Cuando una persona de mentalidad "moderna"
encuentra un jardín lleno de vida piensa que
está descuidado y sale corriendo a buscar la
cortadora de césped o el herbicida para arrasar
con todas las plantas y así "limpiarlo".
La obsesión de la sociedad occidental por someter y destruir a la naturaleza la encontramos en dos de los idiomas más usados del mundo: el español y el inglés.

En español las plantas silvestres son llamadas "maleza" y son consideradas un "mal" que hay que erradicar.

En inglés "dirty" significa sucio, que viene de "dirt", tierra. Para los ingleses la "suciedad" sale de la tierra.

Es fácil comprender porqué la cultura occidental europea, de donde vienen estos idiomas, está liderando la destrucción del planeta con su industria, sus monocultivos (monoculture, cultura única, en inglés) y su mal llamado "desarrollo".

Observando la gran cantidad de insectos que liban de las flores del jardín de Joao imagino lo hermoso que sería nuestro mundo si la humanidad volviera a sentirse parte de la naturaleza y dejara de considerar a las plantas y las flores basura que hay que "limpiar"

La infancia

Todas estas señales hicieron que las puertas  de la cultura maya se abrieran y los sacerdotes  mayas o h-mem compartieran con Joao sus  conocimientos ancestrales que le ayudaron  a "descifrar los códices con mas facilidad."
Todas estas señales hicieron que las puertas
de la cultura maya se abrieran y los sacerdotes
mayas o h-mem compartieran con Joao sus
conocimientos ancestrales que le ayudaron
a "descifrar los códices con mas facilidad."
Joao nos cuenta que cuando era niño le gustaba jugar en un tanque de agua del que bebían las quinientas colonias de abejas que tenía su abuela

Cuando las abejas y avispas caían al agua, Joao ponía su mano debajo para que no se ahogaran. Los insectos subían por su brazo y cuando llegaban a su hombro las alas se habían secado y se iban volando.

Las abejas que Joao salvaba llevaban su olor a la colmena y esto le daba "una gran libertad para correr por el apiario, meter la cabeza en las colmenas e incluso agarrar a las abejas con las manos." Las abejas no le picaban porque lo reconocían. Sabían que estaba salvando su vida.

Joao nos cuenta que su abuela "quedaba destrozada" cada vez que lo veía meter la cabeza dentro de las colmenas y le gritaba: "¡Niño que te pican!¡¿Qué hago?!¡Joao!

Esta historia de Joao revive los recuerdos de mi infancia y a mi mente regresan los años en los que ayudé a mi padre en su labor de apicultor.

Las abejas que salvaba llevaban su olor a la  colmena y esto le daba "una gran libertad  para correr por el apiario, meter la cabeza  en las colmenas y agarrar a las abejas con  las manos." Las abejas no le picaban porque  sabían que estaba salvando su vida.
Las abejas que salvaba llevaban su olor a la
colmena y esto le daba "una gran libertad
para correr por el apiario, meter la cabeza
en las colmenas y agarrar a las abejas con
las manos." Las abejas no le picaban porque
sabían que estaba salvando su vida.
Cada año íbamos a recolectar miel a un bosque en el que vivía un precioso zorro. Cuando nos veía llegar el zorro se acercaba y esperaba entre los arbustos para lamer la miel que derramábamos.

Todavía la sociedad no me había adoctrinado para tener miedo de los animales o a verlos inferiores. El animal lo sabía y por eso se ponía siempre muy cerca de mí.

Un año, cuando llegó el tiempo de la recolección, mi padre dijo que no volveríamos a este bosque porque habían echado "líquidos en las pipas" (agroquímicos) y se habían muerto las abejas. Nunca más supe del zorro ni si murió también envenenado.

Ese día mi padre dijo los venenos que echaban en el campo (agroquímicos) acabarían "matando a todas las abejas." Hoy su profecía está, lamentablemente, demasiado cerca de cumplirse.

En aquellos años me tocó reconocer una cruda realidad: ¿Qué importaba la opinión de un humilde apicultor como mi padre a una sociedad de científicos, universidades y expertos que decían que no se podía demostrar porqué se estaban muriendo las abejas?

Con la inocencia que tienen los niños pequeños le dije a mi padre que no comprendía cómo los científicos podían ver sus abejas desde unos laboratorios que estaban tan lejos en la ciudad. ¿Sería que usaban prismáticos de largo alcance para observar las colmenas?

Como en todo el viaje, a todas horas vemosunos aviones que pasan muy cerca Evoradejando unos rastros permanentes de humo.Busco información oficial sobre este fenómeno y descubro que en la comarca zamorana de La Guareña denuncian que hay altas dosis dealuminio en la tierra, lo cual probaría probar que se están usando fumigaciones para hacercambios en el clima.
Como en todo el viaje, a todas horas vemos
unos aviones que pasan muy cerca Evora
dejando unos rastros permanentes de humo.
Busco información oficial sobre este fenómeno
y descubro que en la comarca zamorana de
La Guareña denuncian que hay altas dosis de
aluminio en la tierra, lo cual probaría
que se están usando fumigaciones para hacer
cambios en el clima.

Para resolver el asunto y pensando que quizá los prismáticos de los científicos estarían averiados decidí escribir una carta a la universidad para pedir a los científicos que vinieran a mi pueblo y fueran con mi padre al campo.

Pensé que si iban con él podrían ver en primera persona cómo las abejas se morían los días de las fumigaciones. ¡Estaba muy contento porque había encontrado la solución!

Pero la reacción de mi padre no fue la esperada y cuando le dije que iba a escribir a los científicos me miró muy enfadado y me dijo "que me callara y que me dejara de tonterías".

Tardé muchos años en comprender porqué se molestó tanto mi padre: Él sabía que ningún científico iría jamás a acompañarlo personalmente para ver porqué se morían sus abejas.

Este año regresé al bosque donde vivía mi amigo el zorro y encontré un llano polvoriento donde un tractor arrojaba grandes cantidades de agroquímicos. 

Este bosque fresco y húmedo, al que teníamos que ir abrigados en las mañanas de verano, es hoy un desierto seco y deforestado en el que hace un calor infernal. 

La profecía

Las colonias de meliponas tienen una entrada  muy pequeña por la que solo cabe una abeja.  En esta puerta hay una guardiana "que con su  cabeza hace de puerta y nada entra ni nada  sale sin el permiso de esa abeja."
Las colonias de meliponas tienen una entrada
muy pequeña por la que solo cabe una abeja.
En esta puerta hay una guardiana "que con su
cabeza hace de puerta y nada entra ni nada
sale sin el permiso de esa abeja."
Joao nos guía a una habitación de su museo decorada con reproducciones de códices mayas. Ultimamente, vaya donde vaya, la "casualidad" me lleva hasta los mayas.

El interés de Joao por estos códices comenzó después de encontrar "un libro sobre abejas sin aguijón de un brasileño que tenía dos hojas del Códice Madrid y hablaba de unas abejas que eran cultivadas por los mayas, lo que hizo que naciera en él una gran curiosidad por rescatar estos conocimientos y aplicarlos al mundo de hoy". 

Su sueño de rescatar los conocimientos de los antiguos mayas se hizo realidad cuando un tiempo después lo invitaron a un congreso latinoamericano de entomología en la ciudad de Mérida, Yucatán, México.

En esa visita Joao entró al Museo de Antropología de Mérida donde vio "una urna conocida como el Incensario de Mayapán, que tenía la forma del dios Chaac, el dios de la lluvia, y un dibujo muy semejante al Códice Madrid. La urna había pertenecido al gran sacerdote Ah Kin Mai, un personaje que aparecía representado con alas y antenas de abeja."

Viendo el parecido del dibujo del incensario con los de Códice Madrid decidió ir a Mayapán para investigar si este libro fue escrito en esta ciudad.

Durante este viaje Joao visitó el Museo de  Antropología de Mérida donde encontró "una  urna conocida como el Incensario de Mayapán,  que tenía la forma del dios Chaac, el dios de la  lluvia, y un dibujo semejante a los del Códice  Madrid y que había pertenecido al gran  sacerdote Ah Kin Mai, personaje representado  con alas y antenas de abeja."
Durante este viaje Joao visitó el Museo de
Antropología de Mérida donde encontró "una
urna conocida como el Incensario de Mayapán,
que tenía la forma del dios Chaac, el dios de la
lluvia, y un dibujo semejante a los del Códice
Madrid. La urna había pertenecido al gran
sacerdote Ah Kin Mai, personaje representado
con alas y antenas de abeja."
Joao llegó en los días en los que comenzaba la reconstrucción de Mayapán y pronto descubriría que la "casualidad" lo iba a convertir en el protagonista de una profecía.

La profecía decía que cuando Mayapán fuera reconstruida la cultura maya volvería a renacer.  

En su visita al museo había visto calaveras con mutilaciones en los dientes y cuando el guardián de Mayapán abrió la boca Joao vio que sus dientes también estaban mutilados.

Al ver los dientes cortados Joao "quedó muy sereno por fuera, pero por dentro estaba loco pensando: ¿Cuál sería el significado de las mutilaciones?¿Serían para representar al jaguar o a la Serpiente Emplumada?"

El guardián sacó un mapa de Mayapán y Joao quedó sorprendido al ver que la ciudad maya tenía un tamaño similar al de Lisboa, la capital de Portugal.

Cuando el guardián supo que Joao estudiaba las abejas meliponas comenzó a hacerle gran cantidad de preguntas relacionadas con el tema. Joao todavía no se daba cuenta de que estaba siendo puesto a prueba por el guardián de Mayapán.

Cuando contestó a todas las preguntas el guardián lo guió a una comunidad maya cercana para conocer un colmenar prehispánico como los que existían antes de la llegada de los españoles.

Tras pedir permiso a una señora vestida con las ropas tradicionales mayas todos cruzaron "las típicas casas mayas: una para comer, otra para dormir y otra para las reservas. Detrás de la casa estaban los troncos en los que viven las abejas."
Joao se puso de rodillas "para ver mejor como  funcionaba la entrada de polen" y esto fue  percibido como una señal, una muestra de  respeto y "una adoración a las abejas".  Gran cantidad de "casualidades" y "señales"  le habían convertido sin que se diera cuenta en protagonista de la profecía de Mayapán.
Joao se puso de rodillas "para ver mejor como
funcionaba la entrada de polen" y esto fue
percibido como una señal, una muestra de
respeto y "una adoración a las abejas".
Gran cantidad de "casualidades" y "señales"
le habían convertido sin que se diera cuenta
en protagonista de la profecía de Mayapán.

Las colonias de meliponas tienen una entrada muy pequeña por la que solo cabe una abeja. En esta entrada hay una guardiana "que con su cabeza hace de puerta y nada entra ni nada sale sin el permiso de esa abeja."

Joao se puso de rodillas "para ver mejor como funcionaba la entrada de polen" y esto fue percibido como una señal, una muestra de respeto o "una adoración a las abejas". 

Después de años de estudio Joao había "descifrado por su cuenta una parte del Códice Madrid" pero no confiaba en sus traducciones. Se preguntaba cómo alguien como él, "viviendo al otro lado del mundo, podría descifrar un texto tan antiguo y de una lengua tan lejana".

Aprovechando que traía en sus manos una copia del Códice Madrid, uno de los Libros Sagrados de Mayapán, Joao mostró al guardián sus traducciones quién le confirmó "que estaba acertado y que iba en muy buen camino para descifrar el códice."

En este momento una gran cantidad de "casualidades" y "señales" habían convertido a Joao, sin que él se diera cuenta, en protagonista de la profecía de Mayapán.

Llegó durante la reconstrucción de la ciudad, momento en el que se afirmaba que los mayas volverían a renacer.
Todas estas señales hicieron que las puertas  de la cultura maya se abrieran y los sacerdotes  mayas o h-mem compartieran con él sus  conocimientos ancestrales que le ayudaron  a "descifrar los códices con mas facilidad."
Todas estas señales hicieron que las puertas
de la cultura maya se abrieran y los sacerdotes
mayas o h-mem compartieran con él sus
conocimientos ancestrales que le ayudaron
a "descifrar los códices con mas facilidad."

Superó la prueba respondiendo correctamente a todas las preguntas sobre las abejas meliponas que le hizo el guardián.

Llegó la primera noche de luna llena del verano, un día antes de la cosecha de miel, día en el que se hacían las ofrendas y los sacrificios a los dioses. 

La profecía anunciaba que llegaría del Este y Joao venía de Lisboa, que está al Este.

Llevaba en sus manos uno de los Libros Sagrados de Mayapán (el Códice Madrid) y había demostrado ser capaz de descifrarlo.

Tenía los dientes rotos porque "de niño se había caído al suelo y se había hecho daño en los dientes y los había limado para resaltarlos más y no para disfrazarlos." Sus dientes estaban cortados de la misma forma en la que los tenía cortados el guardiáin, que en realidad era un sacerdote maya, un h-mem.

Los maya-toltecas veneraban a Xipe-Totec, un dios que tiene un lado de la cara perfecta, que representa la vida, y otro lado en forma de caravela, que representa la muerte.  Joao tiene el Síndrome de Goldenhar, una alteración genética que hace que tenga la cara deformada. Igual que el dios Xipe-Totec Joao  tiene la anomalía en el lado derecho y la cara bien formada en el izquierdo.

Todas estas señales hicieron que las puertas de la cultura maya se abrieran y los sacerdotes mayas o h-mem compartieran con él conocimientos ancestrales que le ayudaron a "descifrar los códices con mas facilidad."

Azúcar

Existe un grupo de insectos sociales que  mantiene el equilibrio en la tierra y hace  que los ecosistemas funcionen en toda su  plenitud y equilibrio. Sin estos insectos el  equilibrio se pierde.
Existe un grupo de insectos sociales que
mantiene el equilibrio en la tierra y hace
que los ecosistemas funcionen en toda su
plenitud y equilibrio. Sin estos insectos el
equilibrio se pierde.
Joao nos guía hasta una colonia de abejas y nos explica que les pone agua con azúcar porque las "tranquiliza" y así puede "manipularlas" mejor.

Cuando era niño vi a un domador de un circo dando un terrón de azúcar a un caballo y observando como Joao pone azúcar a la colmena me pregunto: ¿Será que un terrón de azúcar puede "domar" también a las personas?

Para responder a esta pregunta decido pasar por varias pastelerías y observar la reacción de las personas después de consumir dulces que llevan una gran cantidad de azúcar. 

Observar me permite ver en los demás mis propias virtudes y sobre todos muchísimos defectos. Las personas son como espejos que me enseñan todo sobre mí.

Tras observar varias pastelerías mi teoría no se sostiene: el azúcar no parece tranquilizar a las personas. La mayoría parecen nerviosos, sus cuerpos están tensos y actúan con ansiedad como si fueran adictos.

En su libro "Un Mundo Felíz", el filósofo Aldous Huxley habla de una droga llamada Soma que una "dictadura científica" usaría para mantener a las personas en la esclavitud y alejadas de la realidad. Viendo a un grupo de personas esperando ansiosas en la puerta de una pastelería me pregunto: ¿Podría ser el azúcar la droga de la que hablaba Huxley?
La profecía decía que cuando la ciudad de  Mayapán fuera reconstruida la cultura maya  volvería a renacer.  
La profecía decía que cuando la ciudad de
Mayapán fuera reconstruida la cultura maya
volvería a renacer. 

Decido seguir con él experimento observando mis propias reacciones. Hace casi dos años que solo tomo miel de abeja y esto permitirá que observe mucho mejor los efectos del azúcar.

Tras comer los dos primeros dulces noto un sutil dolor en los dientes acompañado de un ligero nerviosismo. Mi cuerpo comienza a sufrir las reacciones al trigo transgénico y el estómago se me hincha.

Después de una semana comiendo azúcar decido parar porque no me encuentro a gusto, me canso más, tengo sensibles los dientes, siento ansiedad, me duele el estómago, mi visión está levemente borrosa y mi mente no funciona con claridad. Ya he observado bastante.

Mi teoría de que el azúcar es una droga no puede ser demostrada porque he logrado dejarla con mucha facilidad. Comprendo entonces que la respuesta a las adicciones debe estar en la mente, quizá ninguna droga tenga fuerza sobre una firme voluntad.

El enigma

Un insecto palo del museo de insectos vivos Cappas Insectozoo en Vila Ruiva, Portugal
Un insecto palo del museo de insectos vivos
Cappas Insectozoo en Vila Ruiva, Portugal
Hace treinta años, cuando era todavía un niño, tocaba el saxofón en la banda de música del pueblo andaluz de Arcos de la Frontera.

Cada vez que iba a tocar compraba dulces en el Convento de las Monjas Mercedarias Descalzas.
 
El convento tenía una ventana mágica en la que ponías dinero y segundos después aparecía una caja llena de dulces.

El mundo que había al otro lado de esta ventana del convento era para mí un enigma lleno de misterio.

Fueron pasando los años y el misterio dio paso a preguntas concretas: ¿Porqué las monjas se aislaban de nosotros?¿De qué se estaban protegiendo?¿De qué tenían miedo?

Han pasado treinta años y acabo de meter un billete por la ventana mágica. Esperando mi caja de dulces observo por la rendija de la ventana a una monja vestida de blanco que resplandece iluminada por los rayos del sol de la tarde.

Nada parece haber cambiando en estos treinta años en el convento y tampoco ha cambiado nada dentro de mí: aunque por fuera parezco más "viejo" por dentro sigo siendo el mismo niño.

Mirar por esta ventana es de nuevo un viaje en el espacio-tiempo. Me encuentro en la frontera que divide dos mundos: el "antiguo" y el "moderno".

El museo de insectos vivos Cappas Insectozoo  se encuentra en Vila Ruiva, Cuba, Portugal

El museo de insectos vivos Cappas Insectozoo
 se encuentra en Vila Ruiva, Cuba, Portugal

Del otro lado de la ventana está el mundo "antiguo" de las monjas. Un mundo de silencio y meditación en el que los dulces se hacen a mano, se usan siempre los mismos muebles y las ropas no se cambian hasta que se rompen.

De este lado está nuestro mundo "moderno". Un mundo de coches que envenenan el aire, de basura acumulandose por todos lados y de venenos que lo mismo sirven para matar que para alimentar a la gente.

En este mundo "moderno", que llamamos"civilizado", la gente vive triste y deprimida porque cree que la alegría se encuentra cambiando de zapatos o comprándose un coche nuevo.

Es un mundo de la prisa en la que todos compiten por avanzar más rápido en su viaje a ninguna parte.

Agarro la caja de dulces y camino por la calle estrecha que hay cerca del convento. Un grupo de hombres beben alcohol en la puerta de un restaurante y dos de ellos, muy borrachos, conversan con violencia sobre fútbol.

Unas calles más adelante un coche llega a gran velocidad y casi nos atropella. Se despide de nosotros echándonos una bocanada de humo negro que nos pone a toser.

Comento con mi hermano lo curioso que es que
la palabra "bar" signifique en inglés "barrote" y
que cuando a un inglés lo meten en prisión se
dice que está "behind bars" o detrás de los
barrotes. Al final, para muchas personas los
bares son como cárceles sin barrotes, prisiones
invisibles en la que estas personas quedan
atrapadas toda su vida. 
Tragando el humo negro y viendo a los borrachos peleando el enigma de las monjas mercedarias se resuelve: La ventana es la forma que tienen estas monjas de protegerse de este mundo violento y contaminado que muchos todavía se atreven a llamar "desarrollado" y "civilizado".

Seguimos caminando y nos encontramos con otro grupo de borrachos que discuten con violencia en la puerta de un bar, por supuesto sobre fútbol. Parecen clones de los anteriores.

Observando la cara de tristeza de uno de los borrachos comento con mi hermano lo curioso que es que la palabra "bar" signifique en inglés "barrote" y que cuando a un inglés lo meten en prisión se dice que está "behind bars" o detrás de los barrotes.

Para muchas personas los bares son igual que cárceles sin barrotes, prisiones invisibles en las que estas personas quedan atrapadas toda su vida. Un amigo llama a estos bares los "cementerios de hombres vivos".

Como si el destino quisiera darme la razón llegamos a la puerta de un bar que se llama "La Cárcel". Esta misteriosa "coincidencia" nos pone a reír a carcajadas: ¡Qué gran sentido del humor tiene la "casualidad"!

El Quinto Sol

Uno de los soles del Mural de los Cuatro Soles  de la ciudad maya de Toniná, en Chiapas. En el  Quinto Sol "el hombre regresará al equilibrio (con la naturaleza), reforestará los bosques y  recuperará las cosas que fueron destruidas.  Será un Nuevo Hombre que tendrá la capacidad  de equilibrar los ecosistemas."
Uno de los soles del Mural de los Cuatro Soles
de la ciudad maya de Toniná, en Chiapas. En el
Quinto Sol "el hombre regresará al equilibrio
(con la naturaleza), reforestará los bosques y
recuperará las cosas que fueron destruidas.
Será un Nuevo Hombre que tendrá la capacidad
de equilibrar los ecosistemas."
En 2001, durante una visita a Dallas, Texas, un amigo mexicano me regaló un libro que hablaba sobre el año 2012 y el Fin del Mundo. Mi amigo creía que cuando llegara el 2012 el mundo se acabaría.

Afortunadamente aunque muchos científicos sigan creyendo que somos un accidente, vivimos en un universo inteligente y el fin del mundo no llegará.

El libro, del que decidí olvidar título y autor, convertía el 2012, una fecha sagrada para los indígenas mayas, en un show mediático estilo "jolibud". 

Decidí ver quién era el autor de semejante catastrofismo y descubrí que era un publicista que, entre otras cosas, ¡había dirigido las campañas de publicidad de una importante cadena multinacional de comida rápida!

Al ver que las teorías del Fin del Mundo las había "descifrado" un vendedor de comida "rápida" me dio la gran tranquilidad de que probablemente todo fuera un montaje para vender películas y camisetas.

Cirilo Pérez Oxlaj, en nombre de los ancianos mayas de Guatemala, quiso desmentir estas falsas teorías con estas palabras: "Ante las tergiversaciones vertidas desde hace un buen tiempo, el Consejo Nacional de Ancianos recuerda y aclara al mundo entero que sólo estamos finalizando un periodo de Sol al que denominamos Oxlajuj B'aqtun" y no es el del fin del mundo.  

Joao cuenta que "se habló mucho que (en 2012) el mundo iba a acabar porque el calendario maya terminó pero eso no es verdad." La idea del "Fin del Mundo" no es maya ni tiene nada que ver con la Leyenda de los Cinco Soles.

Según la mitología maya, en el Primer Sol vivieron los Olmecas, hombres que vivían de la pesca. El señor de este sol era Cuervo Marino porque este pájaro es un hábil pescador.   

Cuervo Marino tenía la forma de un joven y se le decoraba con pinturas de jaguar, lo que significaba que "venía del Inframundo, del inicio del tiempo, del comienzo de todo."

Sobre el cambio de era y el paso al Quinto Sol  Joao piensa que "el mundo no va a terminar,  sólo ha estado cambiando. El Quinto Sol maya  será un regreso a la ecología y una era en la  que los hombres intentarán reconstruir lo que  ellos mismos destruyeron."
Sobre el cambio de era y el paso al Quinto Sol
Joao piensa que "el mundo no va a terminar,
sólo ha estado cambiando. El Quinto Sol maya
será un regreso a la ecología y una era en la
que los hombres intentarán reconstruir lo que
ellos mismos destruyeron."
El Señor Cuervo Marino ofreció un pez al árbol del Oeste y de esta ofrenda nació un Segundo Sol en el que los hombres pasaron a ser cazadores. Su señor se llamaba Señor Perro porque el perro es un gran cazador.

El Señor Perro ofreció un venado al árbol del Sur y de esta ofrenda se originó el Tercer Sol cuyo señor tenía por nombre Dos Bellas Flores o Dos Colibríes, Este Señor era el Dios Único del que se originaron todos los dioses mayas actuales.

Los hombres del Tercer Sol vivían del pastoreo de pavos y caminaban por las selvas con grandes grupos de animales como hacen en Europa con ovejas o cabras.

El Señor Dos Bellas Flores o Dos Colibríes sacrificó después un pavo al árbol del Este y su ofrenda dio origen al Cuarto Sol: el de los hombres de maíz, en el cual nos convertimos en agricultores.

Sobre el cambio de era Joao cree que "el mundo no va a terminar, sólo ha estado cambiando. El Quinto Sol maya será un regreso a la ecología y una era en la que los hombres intentarán reconstruir lo que ellos mismos destruyeron."

En este Quinto Sol "el hombre regresará al equilibrio (con la naturaleza), reforestará los bosques y recuperará las cosas que fueron destruidas. Será un Nuevo Hombre que tendrá la capacidad de equilibrar los ecosistemas."

La comunicación

Joao nos cuenta que existen unas abejas que se dedican a parasitar a otras abejas para quitarles su miel. Al parecer estas saqueadoras distraen a sus víctimas con un arma invisible pero muy eficaz: El olor a limón.

Una parte importante de la comunicación de los seres vivos se realiza por medio del olor así que las abejas invasoras usan el olor a limón para romper la comunicación de sus víctimas y aprovechan la confusión para saquearlas.

A mis recuerdos viene aquellos tristes días de mi infancia en los que arrancaron los árboles frutales que había en mi calle y los cambiaron por limones: ¿Sería que querían usar el olor a limón para cortar la comunicación entre la gente de mi calle?¿Será que el olor a limón explica porqué nadie hace nada mientras los políticos y los banqueros acaban con el futuro de todos?

La idea de que los olores rompen la comunicación entre los seres vivos me lleva a formular otra pregunta: ¿Y si los fabricantes de perfumes, ambientadores y desodorantes estuvieran usando olores para romper la comunicación entre las personas igual que hacen las abejas saqueadoras?

El Gran Miedo

Dice Alberto Loranca, fotógrafo invidiente con
el que realicé el audiovisual El Luchador que
el Gran Miedo nace de emociones, creencias
y pensamientos que atemorizan a las personas
impidiéndole realizar sus sueños. Este Gran
Miedo se alimenta de las ideas que hacen que
la persona busque la felicidad fuera de él.

Foto: Alberto Loranca/OQS
Alberto Loranca, un fotógrafo ciego con el que realicé un audiovisual llamado El Luchador, me comentaba que "el Gran Miedo nace de las emociones, creencias y pensamientos que atemorizan a las personas impidiéndole realizar sus sueños."

Dice Alberto que "este Gran Miedo es tan irreal como la Casa del Terror de un parque de atracciones. Si enciendes las luces y quitas las cortinas, la persona ve la realidad y el terror desaparece. Lo único que tenemos que hacer para liberarnos de la esclavitud del Gran Miedo es iluminar nuestras vidas con la luz del conocimiento. Observar como funcionan las cosas es liberarnos."

Para vencer a este Gran Miedo Alberto propone que "las personas piensen al mismo tiempo que ríen, aprendan al mismo tiempo que juegan y trabajen al mismo tiempo que aman. Entonces, cuando hagan eso, los seres humanos serán libres".

Observo el atardecer me doy cuenta de que Joao es una de las muchas personas que se están liberando del Gran Miedo en nuestra nueva era.

 Joao tiene una cosa que llaman Síndrome de Goldenhar y los médicos dicen que su anomalía es una enfermedad. Sin embargo me pregunto: ¿No es una enfermedad juzgar a Joao por su apariencia física y no por sus logros como ser humano? ¿No es un acto enfermo pensar que Joao es inferior o diferente porque tiene su cara deformada?

Los éxitos de Joao responden a estas preguntas. Su desarrollo personal es la prueba de que su deficiencia genética no es ninguna enfermedad y que el verdadero valor de las personas está en su interior.

Me duermo observando las estrellas a traves de la ventana de la habitación mientras me pregunto cuantas personas habrá en el mundo que derrotados por el Gran Miedo renuncian cada día a cumplir sus sueños y pierden la esperanza buscando fuera de ellos la fuerza y la felicidad que sólo podrán encontrar en su interior.

Los insectos

Para comenzar con una reforestación hay que  comenzar por los insectos. Lombrices, termitas  y hormigas fertilizarían primero el suelo y los  polinizadores producirían las semillas y los  frutos. Sólo después de que los insectos hubieran  regenerado la tierra se sembrarían los árboles. 
Décadas de estudio han llevado a Joao a la
conclusión de que "los insectos no son seres
inferiores como la gente piensa" y que son
"iguales que nosotros".
Décadas de estudio han llevado a Joao a la conclusión de que "los insectos no son seres inferiores como la gente piensa" y que "son iguales que nosotros".

Nos cuenta que "existe un grupo de insectos sociales que mantiene el equilibrio en la tierra y hace que los ecosistemas funcionen en toda su plenitud y equilibrio. Sin estos insectos el equilibrio se pierde, hay una falta de polinizadores, las plantas sin polinización no crean semillas, y las semillas no dan otras plantas. Entonces hay una pérdida de la parte vegetal, y esta perdida daña a la fauna haciendo que los animales que se alimentan de las plantas desaparezcan. Por eso es muy importante recuperar a las colonias de insectos útiles si se quiere mantener vivo a este planeta". 

Según Joao para comenzar con una reforestación hay que empezar por los insectos. Las lombrices, termitas y hormigas fertilizan el suelo y los polinizadores producen las semillas y los frutos. Sólo después de que los insectos hayan regenerado la tierra se deberían sembrar árboles.

Durante los treinta años que llevo viajando, primero como músico y después como fotógrafo, he visto muchísimos lugares en los que los intentos de reforestación fracasaron. Comienzo a comprender porqué: Reforestar nuestros desiertos poniendo primero los árboles es como intentar construir un edificio empezando por el techo.

La naturaleza no puede desaparecer, solo lo  hacen las especies. La fuerza que da la vida a  una hormiga, a un pájaro, a un árbol o a un  hombre es la misma y nunca desaparecerá. Puede que los seres humanos se extingan si  siguen este camino, puede que desaparezcan  las abejas o que las multinacionales logren  arrasar con todos los bosques de la tierra,  sin embargo la fuerza que mueve a las  criaturas, la Vida que las habita, siempre  seguirá estando ahí. La vida que está  dentro de todo y no puede ser destruida. 

La naturaleza no puede desaparecer, solo lo
hacen las especies. La fuerza que da la vida a
una hormiga, a un pájaro, a un árbol o a un
hombre es la misma y nunca desaparecerá.
Puede que los seres humanos se extingan si
siguen este camino, puede que desaparezcan
las abejas o que las multinacionales logren
arrasar con todos los bosques de la tierra,
sin embargo la fuerza que mueve a las
criaturas, la Vida que las habita, siempre
seguirá estando ahí. La vida que está
dentro de todo y no puede ser destruida. 

Jesucristo dijo que: "El reino de Dios es como la semilla de mostaza que el agricultor siembra en la tierra. A pesar de ser la más pequeña de todas las semillas del mundo, cuando crece se hace la más grande de las plantas del huerto. ¡Tiene ramas bien grandes, y hasta los pájaros pueden hacer nidos bajo su sombra!" Esta enseñanza corrobora la teoría de Joao: La vida empieza desde lo pequeño.

Sin embargo nuestra sociedad desprecia a lo pequeño llamando a los insectos "plagas" y a las plantas silvestres "malas hierbas".

Saber que sin insectos no es posible la vida me llega una duda: ¿Cómo podrá seguir la vida en nuestro planeta si rocíamos con substancias químicas la hierba y destruimos a los insectos que la polinizan?

Explica Michael Foucalt en su Historia de la Locura que hasta el siglo XVIII en Europa se consideraba locos a los que rompían con los esquemas de la sociedad y se atrevían a pensar por si mismos. 

Ejerciendo mi derecho a la "locura" decido imaginar que la reforestación del mundo es posible y que un día usando insectos podremos reforestar nuestros desiertos.

Mi optimismo se ve rápidamente eclipsado por los recuerdos de la gran destrucción que he visto recientemente en las selvas mexicanas. Estas imágenes hacen que me pregunte: ¿Destruirá la sociedad industrial nuestro planeta?¿Envenenarán por completo los fabricantes de químicos nuestros rios y mares?¿Cubrirán de basura y de plástico toda la tierra las empresas?¿Destruirá la era de las máquinas el mundo?

Comparto mis dudas con Joao que me contesta: "que no me preocupe porque la naturaleza no puede desaparecer, solo desaparecen las especies. La fuerza que da vida a una hormiga, un pájaro, un árbol o un hombre es la misma y nunca desaparecerá."

Puede que los seres humanos se extingan si siguen por este camino, puede que desaparezcan las abejas o que las industrias arrasen con todos los bosques de la tierra, sin embargo esta fuerza que mueve a las criaturas, la Vida que las Habita, siempre seguirá estando ahí y no puede ser destruida.

Un audiovisual con una parte de la entrevista con Joao Pedro Cappas e Sousa
 

Otro audiovisual que producí con imágenes del fotógrafo ciego Alberto Loranca 
 

Lugares recomendados
Cappas Insectozoo
Joao Pedro Cappas e Sousa (Facebook)
Horta Davila (Lugar que te recomiendo si necesitas un lugar cercano donde dormir)

Fuentes consultadas y adicionales
Museo de Insectos Vivos Cappas Insectozoo
Diario de un Observador. La Nada
Diario de un Observador. El Cabrero Andaluz
Diario de un Observador. Entre la vida y la muerte
Diario de un Observador. Abejas
Diario de un Observador. Viaje al Centro del Universo
Compartimos un mismo destino (Audiovisual)
Abeja Reina. El Secreto de la Eterna Juventud (Audiovisual)
Codice Madrid. Meliponicultura en el Mayab
Asociación de Apicultura de Andalucia
Alejandro García. Criador de Abejas Reinas
En riesgo la salud de más de 20 millones de personas por contaminación atmosférica
Historia de la Locura
La Biblia
No hay diferencia entre la inteligencia de los animales y la de las plantas
Mayas niegan el apocalipsis y celebran un nuevo añoDebaten sobre el tiempo maya en Mexico, niegan el apocalípsis
Mayas marcan el 2012 como el año de una nueva era
La deforestación en la selva amazonica brasileña crece en el último año
La causa de todas las enfermedades
Otras formas de curar el cancer
Urgente aumentar las zonas verdes por habitante en el DF
La estrategia de limpiar el aire urbano mediante árboles funciona


Este diario recoge algunas historias y reflexiones sobre cosas que me pasan en este misterioso viaje que es la vida. Desde la posición de un observador registro algunas situaciones que se presentan ante mí.

Aunque lo intente, mi observación no siempre será acertada, muchas veces estará limitada por mis creencias y condicionada por mi forma de ver el mundo.

Aunque las historias que aparecen en este blog están basadas en hechos reales todas deben ser consideradas cuentos fantásticos. La realidad, para bien o para mal, es sólo una percepción y siempre está condicionada por nuestras creencias y nuestra imaginación.